Consejos para hacer un buen bizcocho casero.

Ingredientes

-Saca de la nevera todos los alimentos que vas a utilizar media hora antes de empezar con tu elaboración: huevos, mantequilla, yogur... A temperatura ambiente lograremos que la masa no se corte.



-Pesa con exactitud todos los ingredientes que vayas a utilizar; en la repostería las medidas tienen que ser exactas para lograr un buen resultado.

-Utiliza harina de trigo común y durante el proceso mézclala con un impulsor, o levadura, de manera separada. Existen harinas expresas para bizcochos pero si lo hacemos de la otra manera, controlamos mejor las cantidades utilizadas.

-Añadir una pizca de sal a la mezcla; ayuda a potenciar el sabor dulce del bizcocho.

-Usar ralladuras de limón, naranja o lima para aromatizar la masa de forma natural.



Lograr una masa aireada

Para que la masa sea esponjosa tiene que contener aire, y se consigue realizando un batido adecuado. Lo ideal es batir yemas y azúcar por un lado, y por otro, las claras hasta punto de nieve.

Hacerlo cerca de una fuente de calor como una cacerola de agua, reporta mejores resultados. Sabremos que está en su punto óptimo cuando haya triplicado su volumen y adquirido un tono blanco.

Agrega inmediatamente la harina al huevo batido para que no se pierda el aire conseguido.

Hazlo poco a poco, echando un poquito de harina cada vez y removiendo de abajo hacia arriba hasta que esté perfectamente integrada y sin grumos.

Horneado

Antes de empezar con toda la elaboración del bizcocho habremos puesto el horno a precalentar y tendremos preparado un molde con mantequilla para evitar que la masa se pegue.

La temperatura ideal es de 180ºC y se debe colocar el molde en el centro del horno en medio de la bandeja; de esta forma el calor llega al bizcocho de forma proporcional. Observa cómo sube la masa; si lo hace exageradamente de la parte central, necesita menos calor. Si sube sólo por los dos lados reclama más temperatura.

Hay que dejar que la masa se hornee sin abrir el electrodoméstico, al menos durante los primeros minutos. El tiempo de cocción es fundamental en el resultado final: siete minutos por cada centímetro de grosor; 10, si se trata de un bizcocho de chocolate.

Conservación

Tras sacar el bizcocho del horno, lo ponemos sobre una rejilla para que se atempere y no se desmigue al sacarlo del molde. Puedes meter el bizcocho caliente dentro de una bolsa de plástico y cerrarla. El vapor que se acumula dentro de la bolsa hará que la miga sea mucho más jugosa.

Cuando el bizcocho esté frío, puedes introducirlo dentro de un recipiente hermético para evitar que el oxígeno lo endurezca.

Con todos estos trucos y un puñado de cariño seguro que tus bizcochos ganarán en esponjosidad y sabor, haciendo las delicias de todos los comensales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pastel de Salmón

BUÑUELOS DE NARANJA, AZAHAR Y CANELA